Los que me seguís en instagram ya sabéis que me tomo el hábito de la lectura muy en serio. Bloqueo espacios de tiempo que dedico día sí y día también para leer.

Creo sinceramente que el aprendizaje es clave para seguir creciendo como personas y la lectura, aunque no es la única, es una de las mejores herramientas que tenemos para potenciar nuestro desarrollo.

Y a raíz de mi, casi obsesión por la lectura, he desarrollado un defecto: el de fijarme mucho en los libros que lee la gente. Gracias a eso puedo conocer a personas de gran valor o como mínimo, libros interesantes que añadir a mi lista.

Uno de los últimos que leí por pura intuición (lo vi en la Fnac, vi que tenia una reseña de Tonny Robins y al ojearlo, me gustó lo que vi) es el de Principios de Ray Dalio. Dias después de comprármelo y empezar a leerlo, en el curso “Levántete y habla” de Xesco Espar (muy recomendado) vi a otro chico que tenía el mismo libro en la mesa, lo cual me dio pie a entablar conversación con él.

Gracias a eso conocí a Gonzalo, entrenador de fútbol y obseso del crecimiento personal con el que, curiosamente, tenia muchas inquietudes en común.  Fue precisamente Gonzalo el que me hablo de Jim Kwik y el curso online Supercerebro. Mierda, ya me había picado el gusanillo.

El día después estuve investigando y finalmente, lo acabé comprando y por supuesto…haciendo.

¿QUIÉN ES JIM KWIK?

Para conocer un poco su historia basta con leer el resumen de la academia Mindvalley:

Antes de que Jim Kwik fuera reconocido como uno de los expertos líderes en técnicas de lectura rápida, mejora de memoria, rendimiento cerebral y aprendizaje acelerado (y como un entrenador en alta demanda por organizaciones famosas como Virgin, Nike, Zappos, NYU, GE, Fox Studios, Harvard, y Singularity University), Jim era conocido como el “niño del cerebro roto”

A los 5 años de edad, Jim sufrió un traumatismo craneal que lo dejó con severas dificultades de aprendizaje, y como resultados sus años de escuela fueron muy duros. Leía mucho más despacio que sus compañeros. Absorbía y entendía menos que el resto. Y aprender cualquier cosa nueva era una batalla cuesta arriba para él.

Con la esperanza de poder superar estos retos, Jim redobló sus esfuerzos para ir al mismo ritmo que sus compañeros. Pero pasar horas en la biblioteca, concentrado únicamente en sus estudios tuvo un costo. Rara vez comía. Rara vez dormía. Y en un estado peligrosamente débil, pesando tan sólo 53 kg, Jim se desmayó, cayendo por unas escaleras, y una vez más, sufrió severas lesiones en la cabeza.

Jim se despertó en el hospital dos días después.

Pero fue durante esta recuperación en el hospital donde tuvo una revelación que cambiaría para siempre el curso de su vida. Se dio cuenta que toda su educación giraba en torno a que le dijeran lo que debía aprender: Matemáticas, ciencias, geografía, español… Pero jamás le enseñaron cómo aprender.

Este único pensamiento se convirtió en su obsesión.

Mientras Jim comenzaba a desentrañar los misterios de cómo funciona nuestro cerebro, desarrolló estrategias que mejoraron drásticamente su desempeño mental. Y cuando logró cosechar más éxito, comenzó a enseñar estas técnicas a sus compañeros, lo cual se volvería su misión en la vida. Durante más de 25 años, Jim ha dedicado su vida a ayudar a otros a despertar su verdadero genio y poder mental para aprender cualquier cosa rápidamente, y poder vivir una vida de mayor poder, productividad y propósito.

Joder, Jim es un héroe. El héroe de su propia vida.

De sufrir problemas graves de aprendizaje en la infancia a ser un referente mundial. Eso es superarse.

chicoflow“Puto amo Jim pero mira el tamaño de su cabeza y mira el mío, en proporción yo tengo más materia gris. Call me genius” @chicoflowlh

Además Jim ha compartido sus lecciones con personas que admiro como Will Smith o Wim Hof y otros actores de Hollywood que encarnan papeles de superhéroes como los X-men al completo. Puto marketing, como me saben enganchar.

En fin, autoengaños aparte, como ávido lector y consciente comprometido con mi desarrollo personal no podía dejar escapar esta oportunidad de aprender a aprender, probablemente uno de los mejores superpoderes que podemos tener.

Me apunté al curso y de todo lo que aprendí y sigo aprendiendo quería compartir con vosotros 5 pinceladas que podéis poner en práctica desde ya.

5 LECCIONES DEL SUPERCEREBRO

1. El método D.A.D.A.

Jim comparte muchas herramientas a lo largo del curso para mejorar nuestra capacidad de aprendizaje, la mayoría de ellas mediante acrónimos como este. Las ideas del método D.A.D.A. son una buena base para empezar a tomar conciencia de cómo podemos mejorar nuestra atención y memoria.

De de DESAPRENDER

  • Vacía tu mente, estate abierto a escuchar, reflexionar, aplicar y sacar tus conclusiones.
  • Desaprende tus circunstancias actuales, estate focalizado en la lección y no en distracciones.
  • Desaprende tus limitaciones, vigilar tus creencias.

A de ACTUAR

  • Muévete, aplica, toma apuntes, haz preguntas, pasa a la acción. El aprendizaje no es un deporte para espectadores.

D de DECIDE

  • Decide la emoción que quieres tener y que te ayudará a memorizar esa lección.
  • No seas un termómetro, sé un termostato. Elige tu la emoción que quieres tener para potenciar la memoria.

A de ALECCIONA

  • Enseña lo que aprendes, compártelo con tu tribu, aprende con la intención de enseñarlo después.

2. Cuestión de hábitos

Sí, el potencial de tu cerebro también depende de lo que haces cada día.

1/3 de la memoria depende de la genética, el resto es cuestión de hábitos.

Alguno de los hábitos más importantes para tu cerebro son:

  • El movimiento: hacer ejercicio y moverse es vital para nuestro cerebro porque activa el flujo sanguíneo y trae más oxigeno al cerebro además de crear nuevas conexiones. Si algo es bueno para tu corazón también lo es para tu cerebro. Si tu cuerpo se mueve, tu cerebro crece.
  • Tener una buena “dieta cerebral”: hay alimentos que potencian tu cerebro como el aguacate, el aceite de coco, el brócoli, el huevo, los arándanos, el salmón, la cúrcuma, los vegetales de hoja verde, la sardina y el chocolate negro. Además de la importancia de hidratarse ¡bebe agua!
  • Eliminar las “PNA’s”: Pensamientos Negativos Automáticos. El lenguaje interno es super importante, cuando te des cuenta de que tienes un pensamiento negativo estilo “tengo mala memoria” añádele un AÚN delante y una coletilla después “aún tengo mala memoria pero estoy trabajando para mejorarla”.
  • Rodearse de un grupo positivo de personas: el entorno es clave, vigila con quién pasas más tiempo porque te influyen más de lo que te crees.
  • Tener un ambiente limpio y ordenado a tu alrededor: El minimalismo es una gran opción, cuando menos cosas tengas menos distracciones y  menos probabilidades de generar desorden.
  • Dormir es clave (cantidad y calidad): es cuando se consolida la memoria a corto y largo plazo.
  • Añadir nuevos aprendizajes constantemente: las personas más longevas suelen ser las más activas. Sé un eterno aprendiz.
  • Gestión del estrés, el supervillano del día a día: el estrés afecta directamente a la memoria y a la claridad mental, lo cual conlleva peores decisiones.
  • Hacer micro-descansos: cada 30-45’ sufrimos lagunas de atención y por tanto necesitamos descansos cerebrales de 5’ 10’ ¿qué hacer en un descanso cerebral? Moverse / estirarse, respirar profundamente, hidratarse, hacer un ejercicio cerebral como por ejemplo malabares (algo nuevo, nuevas conexiones neuronales), salir a que te de el aire libre… 

Cuida tus hábitos y tus hábitos cuidarán de ti.

3. Usa la imaginación.

Una de las mejores herramientas para memorizar es la imaginación. Lo vulgar, lo común, no lo recordamos. En cambio, cuanto más extravagante, ilógico y único sea algo, más fácil nos será recordarlo.

Cómo veremos a continuación con algunos ejemplos, ser creativo es una de las claves para mejorar tu memoria.

4. Guarda en carpetas espaciales

Solemos recordar por emociones e imágenes. Por ello una buena manera de recordar listas es mediante el uso de carpetas espaciales.

Puedes crear carpetas en tu propio cuerpo y asociar cada palabra o concepto a una carpeta de tu cuerpo.

Imagina de arriba a abajo las siguientes carpetas en tu cuerpo: pelo, orejas, nariz, boca y nuez.

Ahora imagínate tu pelo lleno de aguacate, tus orejas chorreando aceite de coco, de tu nariz saliendo mocos de arándanos, tu boca escupiendo brócoli y sustituye tu nuez por un huevo de gallina. Visualízalo.

Mediante la imaginación vamos asignado cada objeto de la lista a una carpeta corporal, visualizando ese objeto sobre nuestra cabeza, nariz, orejas… cuanto más diferente, impactante, estrafalario y freak lo hagas más fácil de recordar será, lo común y lógico no se recuerda.

Lo mismo puedes hacer mediante carpetas espaciales de tu casa. Imagínate un recorrido por tu casa desde que entras por la puerta, asignando un número a un espacio u objeto concreto, en el sentido de las agujas del reloj, que sean objetos y espacios grandes y nunca vacíos.

Una vez tienes esa lista interiorizada puedes usarla de chuleta para imaginarte objetos o conceptos en cada espacio y así poder recitarlos de memoria.

5. Apréndete los nombres

A la gente no le importa cuánto sabes hasta que sabe que le importas y ¿cómo vas a demostrarle que te importa su salud, su trabajo, sus problemas o su vida en general si ni si quiera te importa su nombre?

La gente olvidará lo que dijiste pero no olvidará cómo les hiciste sentir. Y su nombre es su palabra favorita, es la que escuchan más veces en su vida, la primera que aprenden a escribir.  Tienen, de forma inconsciente, una fuerte emoción conectada a su nombre.

Jim habla del síndrome de los 6 segundos, es decir, que o aprendes el nombre en los primeros 6 segundos cuando conoces a alguien o lo olvidarás seguro.

En el curso dan diferentes herramientas para ser más eficiente aprendiendo y reteniendo nombres.

Uno de ellos es el método C.H.É.V.E.R.E.

Imagínate que vienes a WODS y te encuentras con Flow, el jefe. Quieres causarle buena impresión así que decides memorizar su nombre sí o sí. Acuérdate de las siglas

C.H.É.V.E.R.E.

C de Confía, cree en tu capacidad de memorizar los nombres, vigila tu lenguaje interno, evita frases cómo “soy muy malo con los nombres” “se me olvidan los nombres” etc. Recuerda que tanto si crees que puedes como si no, estás en lo cierto (Henry Ford).

H de Hablar, repite su nombre cuando te presentas: “encantado de conocerte Flow”.

E de Ejercitar, repetir y practicar esta técnica. No vale que la pruebes un día sino que lo hagas a menudo.

V de Visualizar: imagínate un cartel luminoso con su nombre encima de su cabeza mientras se presenta. Utiliza la técnica V.I.P:  Visualiza Imágenes Pintorescas asociando su nombre a conceptos o personajes famosos que conozcas. Si se llama Flow puedes imaginártelo vestido de rapero con un gran colgante de oro que ponga Flow.

E de Estudiar su nombre, si no es muy común, pegúntale de dónde viene, cómo se escribe, porqué se lo pusieron…En este caso Flow no te podrá contestar, como mucho montarte la pierna pero basta con compartir un rato con él para saber que le sobra Flow a borbotones.

R de repetir 2 o 3 veces su nombre durante la conversación sin que parezca abusivo.

E de Ejecutar, cerrando la conversación y despidiéndote utilizando su nombre.

chicoflow“Y ya no habrá vuelta atrás, nunca más te olvidarás de mi baby. Dejo más huella que un T-REX” @chicoflowlh

Estas 5 lecciones sólo son un fragmento de todo lo que llevo aprendido en el curso de Supercerebro y desde el primer día, empecé a introducir algunos cambios en mi rutina para aplicar parte de estas lecciones.

Y ahora me gustaría aplicarlo en vivo y compartirlo con todos vosotros en el retiro del héroe.

LA MEJOR FORMA DE APRENDER

La mejor forma de aprender es en movimiento.

La mejor forma de aprender es utilizando buenos hábitos, cuidando nuestras herramientas.

La mejor forma de aprender es experimentando, haciendo cosas nuevas,

La mejor forma de aprender es alternando momentos de acción con momentos de reflexión, momentos de productividad con momentos de descanso y aburrimiento, momentos de ruido y ajetreo con momentos de calma y silencio.

La mejor forma de aprender es en comunidad, rodeado de personas positivas en una misma frecuencia.

La mejor forma de aprender es en la naturaleza.

La mejor forma de aprender es divirtiéndose.

Y todo eso y más es lo que vamos a hacer en el retiro del héroe.

Un retiro lúdico-formativo donde afilaremos nuestra hacha de cara al nuevo curso y donde aprenderemos las herramientas y los hábitos que nos ayudarán a pasar de nivel, obtener mejores resultados y sacar al héroe y heroína que llevamos dentro.

Las primeras inscripciones tienen un precio especial, así que no te lo pienses más y apúntate.

Te mereces un retiro como este.

Tienes toda la información aquí.

Pin It on Pinterest