“No puedo.” “No estoy preparado.” “Tu no eres capaz de hacer eso.” “Para qué vas a empezar si no lo vas a conseguir.”

¿Te suena?

Este artículo quiero dedicárselo a los fucking saboteadores, esos limitadores tanto internos como externos que, aún tratándonos de ayudar (la intención suele ser buena) nos joden a base de bien y no nos dejan avanzar y ser felices.

Estoy cansado de ver cómo personas que tratan de mejorar en algo tienen que hacer un esfuerzo extra para silenciar las bocas de sus seres queridos que, en lugar de apoyarles, les denigran dudando de su capacidad para lograrlo, se ríen de ellos y no paran de infravalorarlos, ¡manda huevos!

Lo veo en usuarios de WODS, lo veo en amigos, lo veo en Flow, en algunos seguidores del blog que me cuentan su experiencia por email y también lo he vivido, por supuesto, en mis propias carnes.

chicoflow

 

“¿Saboteadores a mí? Tengo la autoestima por las nubes, concretamente es King Kong en la azotea del Empire State con una churri bajo el brazo” @chicoflowlh

Y lo peor de todos es que no solo vienen de fuera sino que también los tenemos en nuestra cabeza, una parte de nosotros está deseando que fracasemos para no volver a intentarlo y que abracemos el embriagador aroma de la comodidad y su veneno.

En fin, que estoy hasta la polla de saboteadores y por eso he decidido hacer este post para que entendáis qué y quienes son, por qué lo hacen y qué podemos hacer para callarles la puta boca. Además en el video os explico un par de ejemplos sobre mi propia experiencia personal.

buffff ya me he quedado más tranquilo, vaya desahogo ?

Vamos a repasar los conceptos…

¿QUIENES SON LOS SABOTEADORES?

Los saboteadores suelen ser amigos, familiares, parejas o incluso nosotros mismos. Sí, como oyes, tú puedes ser tu peor enemigo, tu mayor saboteador pero no el único.

Pueden aparecer en muchas situaciones: cuando decides cambiar de curro, irte a vivir al extranjero o empezar un nuevo hobbie. Básicamente aparecen cuando vas a cambiar algo y salir de tu área de confort. En este caso nos vamos a centrar en dos ejemplos: la alimentación y el ejercicio.

Diferenciamos entre saboteadores internos y externos.

Los internos son aquellos pensamientos, aquella vocecita disfrazada de miedo, inseguridad y complejos que te suele menospreciar en voz baja. Nos dice cosas como:

“no valgo para nada”

“no tengo tiempo”

“todo me sale mal”

“tengo mala suerte”

“no depende de mí”

“es imposible que lo consiga”

Su objetivo es sabotear cualquier intento de cambio poniendo trabas por el camino y paralizando nuestra capacidad de pensar con claridad y actuar con decisión. Les encanta el victimismo, la suerte, las excusas, los juicios, las justificaciones y el locus externo: creencia de que el control de lo que sucede no depende de mí sino de cosas externas, fuera de mi alcance como circunstancias, dinero, suerte, contactos, genes, etc.
Por otro lado están los saboteadores externos, aquellas personas de nuestro entorno como pueden ser amigos, familiares o la propia pareja que en lugar de apoyarte cuando decides comer más sano o hacer ejercicio te dicen cosas como:

“Tú qué vas a entrenar…seguro que vas andando”

“¿Para que te apuntas a un gimnasio si vas durar 1 mes?”

“Por un día que comas pizza no te pasa nada”

“Por un día que no vayas a entrenar no te vas a morir”

“Pero chica si estás muy bien así, ¿para qué quieres perder peso? ¡Acéptate como eres!”

“Prueba un trozo que no pasa nada”

“Sáltate el régimen que ya has perdido mucho peso”

“¿Para qué te cuidas tanto si vamos a morir igual?”

“Eso lo hago yo con la chorra”

chicoflow


“Esa última es mía seguro ??” @chicoflowlh

Esto lo vivimos o lo hemos vivido todos en mayor o menor medida pero las chicas por desgracia lo sufrís más. Probablemente por la presión social que os inculca que por el hecho de ser mujer tenéis que ser “guapas, listas y formales”.

chicoflow

“Yo soy muy feminista, os quiero a todas. Me encantan por igual las mujeres, niñas, hembras, perras y muñecas hinchables” @chicoflowlh

Ahora en serio, no le hagas mucho caso. Flow es solo un personaje de humor de un cachorro jugando a ser un tipo duro, un gánster. Una exageración y burla del prototipo Pimp del Hip Hop, aquello que una parte pequeñita de todo hombre desearía (fama y mujeres) pero que a la hora de la verdad nos parece vacío, superfluo, denigrante e insuficiente. Como dice Kase O “para no odiar os parodiamos”

En referencia a este tema, tanto si eres chica como si no, te recomiendo que veas el trabajo de Carol Rosseti y sus ilustraciones denunciando la presión social que sufren las mujeres.

Volviendo al tema y ahora que ya tienes identificados los saboteadores es importante entenderlos antes de buscar soluciones….

¿POR QUÉ LO HACEN?

Es importante entender que en la mayoría de los casos, tanto en los internos como en los externos, detrás de su apariencia destructiva se esconde una buena intención… aunque parezca mentira. Suelen ser el eco de los miedos, de las inseguridades.

Tus saboteadores internos siguen viviendo en el paleolítico y afrontan cada amenaza como un peligro de muerte Clic para tuitear

Para ti puede ser miedo a hacerte daño subiendo la cuerda , miedo a deprimirte si no consigues perder el peso que te has propuesto o vergüenza a probar una clase de Spartraining por primera vez. Pero una parte de tu cerebro sigue anclada en el pasado y lo interpreta como una gran peligro que te puede dejar impedido para sobrevivir o puede significar que tu manada te rechace y te quedes solo en la selva.

Por tanto es importante comprender que esa vocecita quiere lo mejor para ti pero con un enfoque equivocado. Quiere seguridad, quiere comodidad y quiere rutina pero ya sabes que la vida es constante cambio, lo único que no cambia es que todo cambia y que si queremos sobrevivir y sobre todo sacar el superhéroe que llevamos dentro tenemos que afrontar esos miedos y salir de nuestro área de confort cada vez que queramos lograr algo.
En cuanto a las personas, a esos saboteadores externos que te comen la olla, podemos diferenciar dos tipos, los que comparten las buenas intenciones con tu vocecita y los que no.

Saboteadores bondadosos

Son aquellas personas de tu entorno que te dicen cosas negativas tratando de desanimarte por las siguientes razones:

Por miedo:

  • A que te pase algo, no lo consigas y te frustres o te hagas daño. Te quieren y por eso se preocupan aunque al igual que con nuestra vocecita no saben enfocarlo ni expresarlo correctamente. Cuando te dicen “no vas a conseguir adelgazar, no pierdas el tiempo” en el fondo quieren decir “no quiero que te pase lo mismo que la última vez que lo intentaste y no lo conseguiste que te pusiste de mal humor y lo pagaste conmigo”.
  • A que lo consigas y les demuestres que sí se puede pero ellos no son capaces. Debe de ser muy duro ver como otros consiguen lo que tú quieres pero no sabes cómo. Y más si lo ven de cerca. Pagan su frustración contigo para prevenir una frustración mayor.
    Cuando te dicen “no hagas dieta, no merece la pena” ,quieren decir “no hagas dieta no vaya a ser que lo consigas y yo no y me sienta peor”. Es común ver como personas sedentarias y/o con sobrepeso se rodean de personas similares, con lo cual en un entorno obeso y/o sedentario es más difícil progresar, entre ellos se retroalimentar y sabotean unos a otros.
  • A que lo consigas, evoluciones, mejores y busques otras compañías más afines con tu nuevo yo. Creen que si adelgazas, te pones en forma, dejas de beber, dejas de fumar o dejas el trabajo y te vuelves autónomo vas a cambiar tanto que no vas a querer estar a su lado y vas a buscar otra pareja u otros amigos. Y puede que sea cierto pero no tiene porqué pasar. Cuando te dicen “busca un trabajo estable y déjate de negocios” en realidad piensan “prefiero que encuentres un trabajo que nos dé estabilidad y tiempo libre, no quiero que te vuelvas autónomo, tu proyecto te absorba y apenas nos veamos”.
  • A que te rechacen y te excluyan del grupo por ser diferente. La familia y los amigos te quieren dentro de su manada, de su círculo pero para ello hay que mantener unas normas “no escritas” y si tú te sales de la linea y haces cosas diferentes puedes escoger otro camino y acabar siendo la oveja negra del grupo, tan diferente que, queriendo o no, traigas conflicto hasta que acabes yéndote o te acaben echando. Cuando te dicen “no te apuntes a Crossfit, no vas a aguantar” quieren decir “prefiero que vayas conmigo al polideportivo a hacer un poco de bici y elíptica mientras charlamos, así me aburro menos entrenando y no voy sola”

Por envidia:

  • A que obtengas resultados que ellos no han sido capaces de lograr. Que tú consigas algo que ellos quieren les va a recordar aún más que no lo han hecho. Sin darte cuenta se lo estarás restregando por la cara con tu simple presencia. Cuando te dicen “no vas a poder dejar de fumar” en verdad quieren decir “por favor no lo dejes o me sentiré más culpable aún por no dejarlo yo”
  • A que vivas experiencias que ellos no han vivido. Probablemente si te atreves a cambiar conocerás gente nueva, harás actividades que nunca habías hecho y sentirás emociones nuevas y eso, es riqueza, es lo que de verdad te llevarás a la tumba.
    No vivas para recolectar bienes materiales sino emocionales para que en el día que mueras puedas decir: ¡qué bien me lo he pasado joder! Y eso solo se consigue venciendo a tus saboteadores (internos y externos). Cuando te dicen “no te apuntes a una carrera de obstáculos, no estás preparado” en el fondo quieren decir “joder, que envidia, ya me gustaría a mi ser capaz de hacer una”

Hasta aquí esas personas que te sabotean (o lo intentan) como herramienta de autodefensa pero en el fondo, muy en el fondo admiran tus decisiones y se alegran de tus éxitos. La putada son aquellos que solo quieren joderte…

Saboteadores tóxicos

Es triste pero hay gente que solo sabe subirse la autoestima saboteando a los demás, menospreciándoles para que no mejoren. Gilipollas que siempre se rodean de personas con una autoestima baja para destacar. Creen que solo puede triunfar uno por eso te van a animar para que ni lo intentes no vaya a ser que se queden sin su podio.

El típico “amigo” que siempre compite y se compara contigo cuando tiene ventaja. En cambio, si tu avanzas y mejoras él no se alegra por tus logros, siempre les quitará valor porque en el fondo le joden y no se alegra por ti porque no te valora, no te quiere de verdad.

¿Cómo diferenciarlos? A veces no es fácil y sobre todo a corto plazo pero a la larga siempre se sabe quién te quiere el bien de verdad y quién no. Esas personas que nunca se alegran de tus éxitos, que nunca te dicen nada positivo, que siempre quieren estar por encima tuyo son las tóxicas.

No hace falta que te diga qué hacer con ellas, ¿no? Patada y ¡que se vayan a tomar por culo! No las queremos cerca, fuck them.

Veamos que hacer con el resto, tanto las personas externas como con nuestros saboteadores internos….

¿QUÉ PODEMOS HACER?

En primer lugar vamos a centrarnos en los internos, que son los únicos que dependen de ti al 100%, si no ¿cómo vas a pedir a alguien que no te ponga trabas si tu mismo no paras de zancadillearte?

5 Pasos para vencer a tus saboteadores internos

“Todo lo que somos surge de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo” Budda

  1. En primer lugar debes reconocerlos, darte cuenta de qué pensamientos están intentando boicotearte y de dónde vienen: complejos, miedos, prejuicios… Una vez localizados piensa si son reales o infundados. ¿Acaso sabes algo a ciencia cierta? ¿Eres adivino? Probablemente ese pensamiento solo refleje una pequeña parte de la realidad pero no su conjunto ya que esta es muy amplia. Lo más importante es que valores si ese pensamiento ahora mismo para lo que quieres conseguir es útil o no, si te ayuda o te dificulta tu camino, ¿te potencia o te limita?
  2. Una vez detectados tienes que responsabilizarte de ellos sin culparte. Tus pensamientos no eres tú, tu conciencia va más allá pero lo que hagas con esos si que te convierten en la persona que eres. Esa vocecita no eres tú, es tu ego, depende de como lo controles se manifestará con unos resultados u otros. Por ejemplo en un momento determinado yo puedo tener un pensamiento egoísta pero eso no significa que yo lo sea, lo importante es darme cuenta pronto, reconocerlo y responsabilizarme de él para cambiarlo si creo que no es el más útil. Y es que el egoísmo solo es útil cuando es inteligente, aquel que sirve para ayudar a los demás.
  3. Te recomiendo que adquieras el hábito de meditar para contemplar tus pensamientos y darte cuenta de que no los controlas pero si los puedes gestionar. Lo importante es aprender a buscar el silencio sin reprimir los pensamientos que surjan y lo más importante, sin juzgarlos. Tan solo vienen y los dejas ir. Existen muchos tipos de meditación, yo he probado varios y el que más beneficios me ha aportado ha sido la meditación trascendental. Para aprender bien es recomendable hacerlo con un maestro pero para conocer los estudios científicos que hay detrás y demuestran sus beneficios te recomiendo este libro. Como siempre digo, investiga, prueba varios tipos de meditación y saca tus propias conclusiones. Escojas el que escojas te aportará cosas positivas. No se trata de religión, sectas ni parafernalias sino de técnicas milenarias para conectar con nosotros mismos y conocernos mejor que podemos aplicar en casa de manera fácil y simple.
  4. Cambia tu lenguaje interno y demuestra cuanto te quieres y te respetas. Depende de cómo te hables a ti mismo acabaras siendo de una manera u otra. Elimina frases como “no puedo” o “no se” y cámbialas por “si me lo propongo lo consigo” y “voy a encontrar la manera de hacerlo”. Tal y como explico en el video mi anécdota en la Death Experience, puedes usarlo como un juego y montarte tu propia película. Frases como “estoy inmenso” “por mis cojones que lo consigo” “si no lo hago yo ¿quién coño va a hacerlo?” “soy un puto vikingo, un espartano, un guerrero capaz de todo” en momentos determinados te pueden ayudar mucho. Usa tu imaginación y motívate solo que es gratis ?
  5. Busca casos de éxito que te demuestren que SI ES POSIBLE, que otras personas en circunstancias parecidas a la tuya lo han logrado. Si ellos lo han hecho ¿por qué coño tu no? ¡Vamos! Si quieres…puedes. Flow y yo confiamos en ti?

Un antiguo cuento indio resume muy bien la lucha interna de pensamientos que sufrimos a diario…

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla
que ocurre en el interior de las personas.

Él dijo:
“hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros. Uno es Malvado. Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego. El otro es Bueno. Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad, benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.”

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:
“¿Qué lobo gana?”

El viejo Cherokee respondió:
“Aquél al que tú alimentes.”

Robin Sharma, en mi libro favorito “El monje que vendió su ferrari” hace un símil entre nuestra mente y un jardín. Debes cultivar la mente ya que la calidad de vida viene determinada por la calidad de los pensamientos. No dejes crecer malas hierbas. No dejes que nadie te pisotee tu césped. Riega tus pensamientos y cual jardín te dará sus frutos.

Una vez seas capaz de domar a las bestias de tus saboteadores internos, salgamos fuera y encarguémonos de esos amigos, familiares, novios o novias tocapelotas.

5 Pasos para vencer a tus saboteadores externos

Como he dicho anteriormente, primero hay que identificarlos y clasificarlos en tóxicos o no. Si lo son, a tomar por saco, no los queremos cerca porque no nos quieren de verdad.
En cambio, en la mayoría de los casos esconden buenas intenciones pero eso no puede servirnos de excusa para dejar que nos perjudiquen.

Es importante no confundir personas negativas con los saboteadores. Hay personas que son negativas respecto a si mismos porque tienen una baja autoestima pero eso no quiere decir que a ti te vayan a decir que no puedes o te vayan a desear el mal. Estas personas necesitan ayuda y aunque a veces también son contagiosas y hay que tener cuidado con ellas, no subestiman tus capacidades, solo las suyas.

En este caso nos vamos a centrar en aquellas personas que mediante comentarios te menosprecian y te desaniman para que no intentes luchar por tus sueños.

Vamos a buscar soluciones:

  1. Ten una conversación seria con ellos. En primer lugar expónles tu decisión de cambio, ya sea mejorar tu alimentación, hacer ejercicio o buscar curro nuevo. Explícale los motivos y pregúntale los suyos a la hora de ponerte trabas. ¿Por qué cree que te dice esas cosas? ¿Realmente cree que lo hace por tu bien o por sus intereses?
    Dile que quieres ser consecuente con tu decisión y que si te quiere que te apoye o como mínimo que no te ponga trabas y te deje hacer lo que quieras. Si tienes que equivocarte, te equivocas tú solo y aprendes y punto.
  2. Si se muestra abierto al cambio propónle que se sume a la causa, dile que juntos tenéis más opciones de conseguirlo y que comer bien y hacer ejercicio solo puede aportarle cosas buenas. Hacerlos partícipes de tu objetivo es la mejor estrategia para que dejen de sabotearte. De todos modos no les presiones ni mucho menos entres en batallas de ego en plan “¿a que no tienes huevos de hacerlo?” Tan solo hazle la propuesta y si no se quiere apuntar no insistas solo pídele respeto.
  3. Si aún así sigue jodiéndote con comentarios negativos cada vez que sale el tema ten paciencia, trata de no sacarlo, ignóralo e incluso si es necesario deja de verlo durante un tiempo, el justo y necesario para que avances en tu objetivo y veas resultados los cuales te reforzarán y animarán a seguir cuando vuelvas a escuchar al cenizo o ceniza de turno.
    chicoflow
    “Si aún así no para, no entres en conflictos. Dile que se vaya a la mierda y punto y díselo con el corazón. Primero con el interno y luego con el dedo” @chicoflowlh

 

  • Apóyate en aquellas personas que de verdad te apoyan en tu propósito. Cuando las veas cuéntales tus avances y sensaciones, desahógate con ellas. Seguro que te recargaran las pilas y te subirán el animo.
  • Finalmente si ves que esa o esas personas no cambian y/o cada vez que quedan es para hacer cosas que te perjudican. Si tus amigos/as solo quedan para criticar a otros, para comer mierda en cualquier local de fast food, para drogarse o beber alcohol tienes dos opciones: tratar de quedar con ellos para otras actividades menos destructivas o dejar de verlos y buscar nuevas amistades. Basta con que empieces nuevas actividades para que conozcas gente nueva. Rodéate de personas que te inspiren, que te cuiden, que te ayuden y que hagan cosas constructivas. El entorno es importantísimo y en parte, tu lo escoges.

 

Al final de ti depende juntarte con saboteadores o supermentores, ¿qué prefieres?

SABOTEADORES vs SUPERMENTORES

Si quieres enfermar y acabar viviendo una vida de mierda, sabotéate a ti mismo con pensamientos basura y rodéate de personas que no te quieran de verdad y ya verás como duras 4 días.

En cambio si quieres sacar el superhéroe que llevas dentro y vivir una vida “Fuckyeaaaah joder qué bien me lo he pasado” entonces busca supermentores, personas que sean como tú quieres ser, personas que te ayuden, que te inspiren, que se cuiden y te cuiden, héroes y heroínas cotidianos dispuestos a mejorar y mejorar el mundo.

Primero se reirán de ti, luego querrán imitarte y te pedirán ayuda y como héroe que eres, les tenderás la mano. Clic para tuitear

Y ya no solo me refiero a personas sino a tus pensamientos, los cuales puedes nutrir de buenas vibras con libros, películas, podcast, actividades, series y blogs como este ??

Así que pasa a la acción, rodéate de supermentores, planta cara a tus saboteadores y comparte con ellos este articulo. Y tú mientras a seguir luchando por tus sueños, con la boca cerrada y que se jodan, ya escucharán los gritos de tus resultados.

Pin It on Pinterest