Hace unos años llegué a la conclusión de que atraía aquello que esperaba de la vida.

Si piensas mal de la gente y crees que hay mucho motherfucker suelto es probable que te cruces con varios por el camino. En cambio cuando confías en las personas y en tu intuición y tratas de hacer el bien por encima de las circunstancias, poco a poco te ves rodeado de grandes personas realmente bondadosas.

Es algo que con WODS estamos viendo a diario y creo firmemente que si tenemos una gran manada es porque atraemos a buena gente, como nuestro amigo Ruben, el encargado de escribir el post de esta semana.

Rubén lleva con nosotros casi casi desde el principio y su vida ha dado un giro de prácticamente 180o desde entonces.

Un giro que le ha llevado a publicar su propio blog, elEvolucionista donde tratará de aportar valor desde su experiencia para que todos, independientemente del trabajo que tengamos (aunque sea en una oficina) podamos tener una vida más coherente con nuestra biología y por tanto saludable.

No os perdáis el ebook COMO MEJORAR TU SALUD ENJAULADO EN LA OFICINA que te regala al suscribirte a su blog, muy muy práctico.

Gracias Ruben. Felicidades y a por todas ✊🏻

Juega a decidir quién quieres ser, PONTE LAS BOTAS

La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes John Lennon

Llevaba Juanjo un tiempo muy despistado dando tumbos de aquí para allá… sobrevalorando a su yo futuro y desaprovechando a su yo presente.

“ya verás cuando empiece a comer bien y hacer la rutina de fuerza que bien me va a ir… cuando consiga salir de mi trabajo a una hora decente podré por fin jugar con mi crío.”

Pensamientos que le trasladaban a un hipotético futuro en el que Juanjo dominaba su vida, actuaría con claridad y decisión espartana. Sería recto y el mundo entero lo vería.

La cabeza de Juanjo no paraba de hacer cábalas, de imaginar… Mientras, se dejaba la vida en el trabajo. Las horas, los días, los años se escurrían… y su impotencia aumentaba.

Se declaraba adicto a las Pringles, al Barça y a sus amigos…

Juanjo se preguntaba qué estaba pasando, porque todo se le descontrolaba, porque le costaba tanto centrarse en lo que en teoría quería conseguir. Tenía tantos planes y tan poco tiempo para llevarlos a cabo que no hacía nada, seguía en piloto automático, rumbo a ninguna parte.

Si lo pensaba bien, no estaba tan mal… tenía curro, quería a su mujer y su hijo, sus colegas de siempre, un buen piso… menos mal, era lo que todo el mundo quería, ¿no?

Si se comparaba con los otros no tenía de que quejarse… pero por dentro todo eran quejas y excusas, discusiones vacías en las que todo volvía a quedarse como estaba, no había solución, la culpa era del sistema.

“Nos hacen esclavos desde pequeños!! Puta enseñanza!! Al menos soy capaz de verlo, no como esos borregos… Ya verás, ya verás…”

– Tsss tsss Juanjo!! Eeehh espabila que no llegas!

– ¡Coño! ¿Qué haces tú aquí? ¿Cuando has vuelto??

– Ya hace tiempo… pero sabía que andabas liado, ahora te he visto aquí “pasmao” ¿qué haces? ¿cómo va?

– Bien, bien, como siempre. Un poco liado, ya sabes… con mis historias… Ahora iba para el curro pero me había quedado un momento pensando… ¿Llevo mucho aquí parado?

– Aaahh ya, claro. Ya pasa. Por cierto llevas “pasmao” pues… 20 pico de años, no? ¡Tenemos ya 33! Jaja En fin… ¿te puedo explicar un juego nuevo?

– Ojalá, pero ahora no puedo tío, que llego tarde. Ya te digo y quedamos ¿vale?

– Creo que en un rato me volveré a marchar, si quieres te cuento y ya tu mismo ¿te parece?

– ¡Venga, va! Te llamaré igualmente.

– Se llama ponte las botas. A ver si consigues resolverlo. Yo ya solo tengo cuatro pares de botas.

Imagina que tu vida es una cuadrícula vacía con todos los días y horas de la semana.

Imagina que para cada actividad que realizas, tuvieras que ponerte unas botas de color.

Imagina todas las botas que te gustaría tener y las que tienes que llevar aunque no te gusten:

  • Trabajo (botas negras, obviamente…)
  • Familia (botas azules)
  • Amigos (botas amarillas)
  • Barça (botas rojas)
  • Ejercicio (verdes)
  • Comer bien (naranjas)

Y así con todas las actividades que realizas y/o te gustaría realizar.

Una vez las tengas todas, elige cuantos pasos tienes o quieres dar con cada una a lo largo de la semana. Cada paso será una hora en tu cuadrícula vacía.

  • Negro 10 pasos diarios
  • Azul 4 pasos diarios
  • Amarillo 4 pasos semanales
  • Rojo 4 pasos semanales
  • Verde 6 pasos semanales
  • Naranja 3 pasos diarios

Comienza a pintar tus pasos con los colores que has elegido, empieza con los pasos que todavía no puedes cambiar (trabajo, etc…), después pinta tu “tiempo libre” con los colores que hayas decidido, así ves rellenando la cuadrícula hasta completar todas las horas disponibles.

Es posible que cuando acabes te sorprendas al ver que puedes caminar más de lo que pensabas… que pasas muchas horas sin caminar. En el mejor de los casos pensando en lo bien que te quedarían esas botas, en la mayoría de los casos, mirando los pasos de otras personas.

Por el contrario, puede que no haya manera de hacer encajar todos “tus proyectos”, entonces deberás priorizar, elegir o repartirlos más, tú mismo, pero dejarás de dar vueltas y vueltas para saber en que centrarte.

No se trata de pintar sin más, se trata de ir dejando huella.

Si vas realizando el juego periódicamente, verás cómo cada vez caminas más y mejor, con los colores que más te gustan.

Aprenderás que utilizas botas que ya no necesitas y decidirás pintarlas de otros colores.

Aprenderás que tienes botas que te hacen daño y no te dejan caminar bien.

Aprenderás a caminar con un color en cada pie.

Querrás caminar cada vez más temprano.

Pintarás tu camino.

elevo

Juanjo!! JUAAAAANJOOOO!! Macho, sal del lavabo y deja de hablar solo que tienes que llevar al niño al cole

Este es un ejercicio real. Es un simple planning semanal, pero sirve para ser consciente de en que inviertes tu tiempo y tratar de que enfatices aquellas cosas que importan en tu vida. Gestionar tu tiempo y poner intención a tus actos dará valor a tu vida.

También servirá para calmar tu ruido interior y dejar de estar planificando continuamente, tu mente podrá descansar porque sabrás en cada momento a que debes dedicarte y que tendrás un espacio reservado para las otras cosas importantes. Podrás estar más presente y actuar con más foco.

En algo más de un año he conseguido:

  • Añadir cuatro horas a mi entreno semanal.
  • Dedicar un tiempo a la semana específico para cocinar y comer mejor.
  • Elegir mejor con quien paso mi tiempo.
  • Cambié de trabajo y gané 2 horas diarias (esto es anterior pero ahora sé que fue el pistoletazo de salida hacia mi nueva vida).
  • He ganado tiempo para leer y aprender.
  • He dejado de perder más de cuatro horas a la semana viendo fútbol.
  • He dejado de perder tiempo a diario viendo la tele (salvo contadas excepciones).
  • He dejado de perder el tiempo escuchando la radio todas las noches de 23 a 1 hora.
  • He ahorrado dinero debido a actividades que no me aportaban nada y lo he invertido en mí.
  • He aprendido a gestionar mejor mí tiempo.

Si quieres jugar no te hagas trampas. Hay cosas que a lo mejor no vas a poder cambiar, como el horario de tu curro, etc. Se real. Ir al gimnasio, al trabajo o donde sea tiene tiempo de desplazamiento, cuéntalo también.

Si vives en pareja, familia o en comuna, deberás organizar el tiempo común de manera consensuada. Si no, harás planes que no se realizarán y te enfadarás como una mona.

Prueba y experimenta. Si pasas dos horas viendo la tele por la noche, vete a dormir dos horas antes y levántate más temprano, por las noches casi nadie hace nada productivo. O dedícate a leer y aprender en lugar de chupar tele.

Irás mejorando, al principio no te va a salir perfecto y te frustrarás, pensarás que no sirve para nada, da igual. Céntrate en lo positivo. Sigue caminando, sigue pintando.

Si crees que este es un sistema demasiado rígido y cuadriculado estás en lo cierto, para ser libre deberás elegir tus propias cadenas.

Para ser libre deberás elegir tus propias cadenas. Clic para tuitear

No te rindas, cambia de opinión las veces que sea necesario, se flexible y amable contigo. Con el tiempo eres lo que haces.

Si ahora me paro a mirar atrás es increíble la de cosas que han ido cambiando. Todo es un suma y sigue. Da hasta una sensación curiosa, da vértigo, pero hace que te sientas orgulloso.

Ánimo. Reevolucionate

P.D. Gracias a José Antonio por enseñarme este sencillo y práctico ejercicio. A veces no se trata de tener las mejores herramientas, si no de ganas de utilizar las manos.

Hola, soy Rubén. Con 30 años me di cuenta que mi vida estaba siendo arrollada por la corriente. Decidí que mi salud debía ser considerada un pilar básico y desde entonces he ido adoptando nuevos hábitos en la dirección correcta. Más que cuantos días entrenas a la semana se trata de evolucionar tu estilo de vida.

elevolucionista

Pin It on Pinterest