Esta semana nos ha dejado un héroe, un icono del boxeo cuya vida trasciende más allá del deporte.

Se fue Muhammad Ali y desde Entrena como un héroe queremos hacerle nuestro pequeño homenaje extrayendo 4 lecciones de su vida para que las nuevas generaciones puedan aplicarlas desde hoy mismo para sacar al superhéroe que llevan dentro.

¡Vamos!

Recapitulemos…

1. Esfuérzate

Ali se inició en el boxeo con apenas 12 años después de que le robaran la bicicleta. Desde muy pronto se enganchó a este deporte casi casi hasta llegar a la obsesión lo cual le permitió mejorar de manera exponencial hasta lograr ser tres veces campeón del mundo de los pesos pesados y campeón olímpico de los semipesados en 1960. Disputó 61 combates como profesional, con 56 victorias y 5 derrotas.

Como cualquier campeón, pasaba horas entrenando pero más allá del tiempo que le dedicaba a entrenar, Muhammad se centraba en la calidad de los entrenamientos esforzándose al 100%.

“Odié cada minuto de entrenamiento, pero no paraba de repetirme: ‘No renuncies, sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón.”

“Nunca cuento las flexiones que hago. Sólo cuando empiezan a doler, esas son las que cuentan de verdad. Eso es lo que te hace ser un campeón.”

#Hazcomo Ali y esfuérzate al máximo. Clic para tuitear

No solo en cada entreno. En cualquier otra actividad que te importe. La excelencia es un hábito, si te acostumbras a dar lo mejor, con el tiempo te será más fácil hacerlo y gracias a ello lograrás resultados extraordinarios. Esfuérzate por dar lo mejor de ti y…

“No cuentes los días, haz que los días cuenten.”

2. Cree en ti mismo

“Lo mejor que hice fue creer en mí mismo.”

Ali siempre será recordado por sus declaraciones fanfarronas, medio en serio medio en broma, solía ridiculizar a sus oponentes. Sabía que el boxeo profesional era más que un deporte, un espectáculo y necesitaba llamar la atención para sacarle más rentabilidad. 

Pero más allá del showtime, Ali sabía que para ser el mejor primero tenía que creérselo, tenía que confiar en sus posibilidades para sentirse invencible.

“Para ser un campeón tienes que creer que eres el mejor. Si no lo eres, haz como si lo fueras.”

En eso consiste exactamente nuestra sección #Hazcomo en aprender de los mejores y adaptar sus hábitos a nuestras vidas para tratar de ser lo mejor que podamos.

chicoflow

“Para mi es fácil, no tengo que creérmelo porque ya lo sé, soy el puto y punto” @chicoflowlh

La confianza de Ali no fue fruto del éxito. Creer en uno mismo cuando todo va bien es muy fácil. Lo difícil y productivo es hacerlo cuando nadie cree en ti.

“Soy el más grande. Me lo dije incluso a mí mismo cuando no sabía que lo era.”

“El deseo de ser el mejor tiene que ser más grande que cualquier habilidad.”

“Los campeones no se hacen en los gimnasios. Están hechos de algo inmaterial. Es un deseo, un sueño, una visión.”

Además Muhammad no solo confiaba en si mismo sino en el poder de las personas. Esta cita al respecto en concreto me parece absolutamente espectacular y acertada…

“Imposible es solo una palabra que utilizan los débiles que encuentran más fácil vivir en el mundo que les han dado que explorar el poder que tienen para cambiarlo. Imposible no es un hecho. Es una opinión. Imposible no es una declaración. Es un desafío. Imposible es potencial. Imposible es temporal. Nada es imposible.”

#Hazcomo Ali y cree en tus posibilidades Clic para tuitear

Si tú no crees en ti mismo ¿quién coño va a creer en ti? Olvídate de saboteadores y de límites, si quieres… ¡PUEDES!

3. Sé fiel a tus principios

Ali trascendió más allá del deporte por su activismo. Desde bien joven sufrió racismo en sus propias carnes (como la mayoría de afroamericanos de aquella época). Cuenta en su autobiografía “EL MÁS GRANDE que tras un incidente racista en un bar poco después de ganar la medalla olímpica, decidió tirarla al río. ¿De qué le servía representar a su país y ganarse el respeto fuera, si en su propio pueblo era discriminado?

Cuando estalló la Guerra de Vietnam fue llamado a filas pero Ali se negó.

“No voy a recorrer 10.000 kilómetros para ayudar a asesinar a un país pobre simplemente para continuar la dominación de los blancos contra los esclavos negros.”

Le prometieron un puesto seguro y de corta duración. Querían utilizar la imagen del campeón como propaganda patriótica. No iría a la guerra como cualquier otro ciudadano, lo suyo sería algo más bien simbólico. Aún así se negó. Le condenaron a 5 años de cárcel por insumisión, fue suspendido 3 años y le despojaron de su título.

A partir de ahí, mientras luchaba por recuperar su licencia para poder volver a boxear, Ali luchó por la igualdad y el fin de la segregación junto a Malcom X.

Otros en su lugar, por no decir la mayoría, hubieran pasado por el aro, lo hubieran tomado como un puro trámite y con mayor o menor gusto, lo hubieran hecho. Ali fue fiel a sus principios a pesar de lo mucho que tenía que perder pero actuó con “hactitud

“Ali fue un héroe del que estar orgullosos” Foreman

#Hazcomo Ali y se congruente con lo que haces, piensas y dices. Clic para tuitear

Puedes cambiar de principios, valores o prioridades, por supuesto. Lo único que no cambia es que todo cambia. A medida que crecemos es normal que cambiemos de perspectiva pero cuando lo hagamos que sea por convicción propia no por lo que otros quieran.

4. Preocúpate de los que te rodean

“Servir a otros es el alquiler que se debe pagar por una habitación en la Tierra.”

Una persona con “hactitud”  intentar dejar el mundo en mejores condiciones de como se lo encontró: Cuida tu entorno, es de todos. Cuida a las personas, son lo más importante.

Y eso precisamente hizo Ali luchando por el fin de la guerra de Vietnam y por los derechos humanos y la igualdad entre razas.

#Hazcomo Ali y busca un propósito que aporte y deje el mundo mejor de como lo encontraste Clic para tuitear

Queda claro que Muhammad Ali fue un exponente de la filosofía WODS y Entrenacomounheroe. Si quieres aprender más sobre su vida te recomiendo su biografía.

¿Y tú? ¿Qué más has aprendido del mejor boxeador de todos los tiempos?

Comenta y comparte antes de que suene la campana

Pin It on Pinterest