Si no habéis leído la primera parte, entrenar con abundancia vol.1, os recomiendo su lectura, en ella hablamos sobre ¿qué pasaría si aplicásemos algunas de las leyes que rigen la naturaleza para obtener abundancia en todos los sentidos, incluidos nuestros entrenamientos?  Este artículo es la continuación del anterior:

LEY DE LA ACCIÓN

“La acción es un puente entre tus pensamientos y tus resultados”

Es muy importante qué piensas, cómo y cuándo pero al final es vital que pases a la acción. Si no entrenas por muy bien que hagas todo lo anterior no servirá de nada. Dedicarle suficientes horas y de manera constante te llevará a progresar. Si además cumples con el resto de leyes, mejorar es inevitable.

Al final la excelencia es un hábito y si quieres mejorar o aprender un ejercicio en concreto, es cuestión que le dediques horas.

En WODS siempre digo a los socios que si se ponen un reto en mente, como puede ser hacer su primer muscle up o su primera dominada, cada día después del entreno (siempre y cuando no lo hayan trabajado ya en la propia sesión) le dediquen unos minutos a practicarlo. De nada sirve matarse durante una hora con un mismo ejercicio un día y no volverlo a probar hasta pasado un mes.

LEY DEL MÍNIMO ESFUERZO

“la idea de esfuerzo no existe en la naturaleza.”

Según la ley del mínimo esfuerzo este no existe en la naturaleza puesto que las cosas simplemente suceden porque son fieles a su propia esencia, sin sacrificio. Las plantas crecen sin esfuerzo, el mar genera olas sin esfuerzo. Simplemente hacen lo que son

Probablemente esta es la ley más difícil de explicar para que no se mal interprete y más aún en el mundo del fitness donde el mantra “no pain no gain” está tan interiorizado.

No se trata de no esforzarse sino de hacer lo que tienes que hacer (conlleve el esfuerzo que conlleve) disfrutando del proceso.

Entrenar con la ley del mínimo esfuerzo es darlo todo sin quejarte. Sin lamentarte.

Al fin y al cabo estás haciendo lo que toca para conseguir tus objetivos, estás haciendo lo quieres hacer, tal vez no lo que te apetece pero sí lo que quieres.

Una persona con pasión no se esfuerza sino que se dedica con pasión a lo que ama. Eso no quiere decir que sea fácil. Requiere tiempo, energía y tiene un coste. Seguro. Pero cuando haces lo que amas, simplemente fluyes.

Es un cambio de paradigma. No ver el esfuerzo como algo peyorativo ni como un peaje sino como una bendición.

Cambia el NO PAIN NO GAIN por NO BRAIN NO GAIN. Entrena con cabeza, entrena con el alma.

Haz lo que tienes que hacer esperando el tiempo que haga falta a recibir el resultado que esperas mientras haces lo necesario para que el resultado esperado sea inevitable.

Repito. No hablo de no esforzarse sino de dejar de percibir el esfuerzo como algo negativo, sobre todo cuando hacemos algo que nos gusta. No es esforzarse lo mínimo posible o dar lo máximo que puedas, ni lo uno ni lo otro sino ambas cosas a la vez.

Hay cierta belleza en ese sufrimiento que te hace evolucionar. Como dice la canción Beautiful Pain de Eminem feat Sia:

I’m standing in the flames
It’s a beautiful kind of pain
Setting fire to yesterday
Find the light


De pies sobre las llamas,
Es una especie de dolor hermoso.
Incendiando el ayer…
Encuentra la luz

Entrenar según la ley del mínimo esfuerzo es aplicar la ley de pareto y tratar de hacer lo mínimo posible para obtener el máximo resultado y disfrutar todo lo que puedas. Menos es más.

O llegará un punto que entrenar más no sea productivo sino todo lo contrario…

“Los opuestos en este mundo son iguales en naturaleza pero diferentes en grado. Por eso si sobrepasas un extremo, apareces en el otro”

Si entrenas en exceso acabarás con el síndrome del motivao o lesionándote y tendrás que parar, justo lo contrario de lo que buscabas. 

Olvídate del concepto esfuerzo y piensa en buscar tu mejor versión en todo lo que haces, incluido el entrenamiento, en la cantidad exacta que te dé los máximos beneficios y siempre disfrutando del proceso.

LEY DE LOS MEDIOS Y LOS FINES

“No existe ninguna actividad que te haga infeliz ahora y te vaya a conducir a la felicidad mañana. No es posible que algo que te provoque infelicidad (medio) te permita manifestar felicidad mañana (el fin).”

Según la ley de los medios y los fines nada ni nadie te puede garantizar resultados así que más vale que disfrutes del proceso porque tal vez no consigas lo que buscabas.

Para aprender hay que tener la suficiente humildad como para saber que no todo depende de nosotros y a veces tendremos que aceptar las cosas como son, sin renunciar a mejorarlas pero sin que nos suponga una frustración.

“Pensar que tengo que esforzarme 10mil horas es desmotivador. Pensar que tengo 10mil horas para dedicarme a lo que quiero me llena de esperanza.”

Para aprovechar la ley de los medios y los fines:

  • Pregúntate a menudo “esto que estoy haciendo ¿lo hago desde el miedo o desde el amor?” Cuando actúas desde el amor lo haces desde la perspectiva del mejorar, del ganar y del aportar. En cambio cuando decides desde el miedo lo haces desde la escasez, para no perder, para no fallar. Cuánto más decidas desde el amor más posibilidades de abundancia tendrás.

En el box pasa lo mismo. Si no disfrutas del entrenamiento, estás perdiendo el tiempo. Busca otro deporte. Como ya dijimos en mueve el culo, lo primordial es moverte, hacer lo que más feliz te haga. Prueba todo lo que te apetezca hasta que lo encuentres, y entonces disfruta.

LEY DE LA EXPRESIÓN DE LOS DONES

“Haz aquello que mejor se te de, todos tenemos un don”

Encuentra ese deporte, ese ejercicio, disciplina o lo que sea que más te gusta y disfrútalo.

Normalmente nos gusta aquello que se nos da bien (o más o menos bien).

No hace falta que todos practiquemos las mismas disciplinas. Personalmente sí que soy partidario de que busquemos al superhéroe que llevamos dentro tratando de mejorar en todas las capacidades (fuerza, resistencia, velocidad, agilidad…) pero sin perder de vista aquello que mejor se nos da y más nos gusta.

“Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es estúpido. “ Einstein

Creo que lo ideal es que todos incluyamos entrenos de carrera en nuestras rutinas pero si lo que más te gusta es la halterofilia, no hace falta que corras cada día, tal vez con una sesión a la semana de running ya es más que suficiente.

Eso si compartes nuestra filosofía de la especialización de la no-especialización. Si no pues no hace falta, practica solo la disciplina que mejor se te de. Es la que mayores beneficios y alegrías te proporcionará.

LEY DEL DESAPEGO

“Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás” Erich From

Según la ley del desapego hay que formular deseos, respetar las leyes y si eso se encuentra en armonía con nuestra esencia y nuestro entorno, se cumplirá y sino, no pasa nada, tal vez no sea el momento o no sea lo que más nos conviene.

Es importante aceptar, sin renunciar siempre a querer mejorar. Vincúlate con la acción y desvinculaste del resultado.

Llegue o no llegue estarás disfrutando del camino, eso no te lo quita nadie. E independientemente que lo consigas o no, lo importante es en quien te conviertes mientras tratas de lograrlo. Todo lo que aprendes, vives y mejoras y como evolucionas gracias a ello.

Cuando entrenes, ponte objetivos, trabaja por ellos y pasa más de las marcas y los resultados.

Simplemente focalízate en hacer bien las cosas y en disfrutar el momento. Los resultados, si tienen que llegar, llegarán.

CONCLUSIONES

Puedes creer en las leyes o no. No puedo asegurarte si funcionan o no y mucho menos cómo o porque funcionan. Simplemente piensa si son útiles o no y si crees que merecen la pena, pruébalas y saca tus propias conclusiones.

Personalmente me parece una bonita filosofía de vida y entrenamiento que confío en que dará buenos resultados. O no. Quién sabe…pero por mi que no quede.

Pin It on Pinterest